El drenaje linfático manual es una técnica centenaria de relajación que ha tenido y tiene presencia tanto en centros masajistas, en espacios concretos donde trabajan los fisioterapeutas y en los centros de spa y balnearios.

Según vidanaturalia, es una técnica que se realiza a través de las manos realizando movimientos muy suaves, detenidos y repetitivos que, progresivamente, favorecen  a la circulación de la linfa. Por medio del drenaje, los expertos garantizan una mejora en las inflamaciones del sujeto, las retenciones de líquidos orgánicos y en los cuadros edematosos. Además, según indica la página fisioterapeuta-online, contribuye de forma positiva al estado de salud físico y mental, así como al sistema nervioso y locomotor del ser humano.

 

¿En qué consiste?

El drenaje linfático manual es una terapia muy útil que tras realizar los masajes de modo adecuado y en la dirección estimada, siguiendo la corriente de los conductos, estimula el drenaje de estas vías linfáticas, limpiándose así las zonas congestionadas. Esto requiere -por parte de los especialistas que la ejecutan-  un grado de intuición y precisión en las zonas masajeadas, ya que la presión es un factor clave y cada caso y paciente son casos aislados, con cuidados específicos e individuales.

Drenaje Linfatico

Asesórate con un experto la mejor forma de llevar a cabo este masaje

 

 

Indicaciones del drenaje linfático manual

El drenaje está indicado y aconsejado por los médicos cuando existe malestar y patologías que conllevan dolor, inflamaciones, edemas o una tensión excesiva del sistema nervioso. Entre estas patologías, podemos distinguir:

  • Cansancio debido al estrés y al nerviosismo de las rutinas diarias.
  • Acné.
  • Estreñimiento y hematomas.
  • Migrañas, dolor de cabeza elevado, vértigos.
  • Varices y celulitis.

 

Contraindicaciones del drenaje linfático manual

La aplicación de este masaje queda totalmente prohibida cuando se producen las siguientes situaciones:

  • Tumores malignos -muy extendidos en el organismo- que hayan producido metástasis.
  • Infecciones agudas y crónicas, puesto que hay que evitar actuar en la zona de infección.
  • Insuficiencias cardiacas desniveladas.
  • Trombosis que se hayan originado recientemente.